Tienda gay sexshop con envío 24 horas.

965 958 121 601 097 029 L-V 09:00-15:00

Pinzas

Lleva el placer a otro nivel con una buena sesión de pinzas para pezones

En la Tienda Gay puedes encontrar pinzas para los pezones de todas clases. Desde las más sencillas hasta las más extremas. Los materiales, como siempre, son de la mejor calidad. Una herramienta muy utilizada en el BDSM y las puedes utilizar en casa con el polvo de turno como puedes llevártelas de fiesta, puestas o en el bolsillo, para follar en el cuarto oscuro o en casa del ligue de esa noche.

Las pinzas genitales o para pezones son otra forma más de alcanzar el placer cuando follas. Si eres de los que tienen los pezones sensibles y te mola que te los trabajen, son algo indispensable para ti. Totalmente recomendadas. Y si aún no sabes si te va este rollo o no, ya sabes mi consejo, explora y averígualo.

Las pinzas son uno de los elementos más utilizados en las sesiones BDSM. Actualmente existen en el mercado múltiples tipos de pinzas específicamente diseñadas para ello. Las hay con tornillos para regular la presión que ejercen. Existen pinzas desde las que es posible colgar pesos. Las llamadas pinzas japonesas son uno de los modelos más sofisticados, ejercen una presión fija pero si tiras de ellas o les colocas peso aumentan la presión de manera proporcional a la fuerza o al peso que ejerces sobre ellas. Son todo un invento de tortura que, además, da mucho juego en una sesión.

Tanto si usas una sencilla pinza de madera de colgar ropa o una pinza de alta tecnología, hay algunas cosas a tener en cuenta: Cada persona reacciona diferentemente a ellas, una persona puede encontrarlas muy estimulantes y para otra pueden significar el fin de una sesión.

Hay que tener en cuenta que al pinzar en un área, se deja a ésta sin circulación sanguínea, así que debes estar siempre pendiente de ella. NUNCA deben aplicarse sobre venas del cuerpo!. Los expertos varían en sus apreciaciones sobre el tiempo que pueden mantenerse puestas las pinzas, pero todos expresan su opinión en términos de minutos.

Las pinzas duelen especialmente al retirarlas. Es recomendable experimentar sobre uno mismo antes de usarlas sobre otra persona. Hay un dolor inicial, y luego la persona se acostumbra a llevar la pinza. El acto de quitar la pinza es especialmente doloroso. Si lo haces de manera lenta vas a hacer mucho daño. Asegúrate también de que la pinza no tenga ningún borde afilado.

Hay una regla física aplicada a las pinzas: cuanta más piel aprieta la superficie de la pinza, más segura es. Los pechos y especialmente, los pezones, son zonas especialmente sensibles.

En el caso de los pezones conviene no pinzarlos directamente, pues entonces el dolor puede ser demasiado fuerte. Es aconsejable pinzar la aureola, de forma que el pezón quede situado en el puente de la pinza. De esta forma te aseguras que la persona pueda aguantar y disfrutar las pinzas durante más tiempo. Observa la reacción de tu compañero cuando le coloques alguna pinza.


Lleva el placer a otro nivel con una buena sesión de pinzas para pezones

En la Tienda Gay puedes encontrar pinzas para los pezones de todas clases. Desde las más sencillas hasta las más extremas. Los materiales, como siempre, son de la mejor calidad. Una herramienta muy utilizada en el BDSM y las puedes utilizar en casa con el polvo de turno como puedes llevártelas de fiesta, puestas o en el bolsillo, para follar en el cuarto oscuro o en casa del ligue de esa noche. Las pinzas genitales o para pezones son otra forma más de alcanzar el placer cuando follas. Si eres de los que tienen los pezones sensibles y te mola que te los trabajen, son algo indispensable para ti. Totalmente recomendadas. Y si aún no sabes si te va este rollo o no, ya sabes mi consejo, explora y averígualo.

Las pinzas son uno de los elementos más utilizados en las sesiones BDSM. Actualmente existen en el mercado múltiples tipos de pinzas específicamente diseñadas para ello. Las hay con tornillos para regular la presión que ejercen. Existen pinzas desde las que es posible colgar pesos. Las llamadas pinzas japonesas son uno de los modelos más sofisticados, ejercen una presión fija pero si tiras de ellas o les colocas peso aumentan la presión de manera proporcional a la fuerza o al peso que ejerces sobre ellas. Son todo un invento de tortura que, además, da mucho juego en una sesión.

Tanto si usas una sencilla pinza de madera de colgar ropa o una pinza de alta tecnología, hay algunas cosas a tener en cuenta: Cada persona reacciona diferentemente a ellas, una persona puede encontrarlas muy estimulantes y para otra pueden significar el fin de una sesión. Hay que tener en cuenta que al pinzar en un área, se deja a ésta sin circulación sanguínea, así que debes estar siempre pendiente de ella. NUNCA deben aplicarse sobre venas del cuerpo!. Los expertos varían en sus apreciaciones sobre el tiempo que pueden mantenerse puestas las pinzas, pero todos expresan su opinión en términos de minutos.

Las pinzas duelen especialmente al retirarlas. Es recomendable experimentar sobre uno mismo antes de usarlas sobre otra persona. Hay un dolor inicial, y luego la persona se acostumbra a llevar la pinza. El acto de quitar la pinza es especialmente doloroso. Si lo haces de manera lenta vas a hacer mucho daño. Asegúrate también de que la pinza no tenga ningún borde afilado.

Hay una regla física aplicada a las pinzas: cuanta más piel aprieta la superficie de la pinza, más segura es. Los pechos y especialmente, los pezones, son zonas especialmente sensibles. En el caso de los pezones conviene no pinzarlos directamente, pues entonces el dolor puede ser demasiado fuerte. Es aconsejable pinzar la aureola, de forma que el pezón quede situado en el puente de la pinza. De esta forma te aseguras que la persona pueda aguantar y disfrutar las pinzas durante más tiempo. Observa la reacción de tu compañero cuando le coloques alguna pinza.

58 artículo(s)

por página

58 artículo(s)

por página

  Loading...